martes, 28 de junio de 2011

MITO: El Barbeta


El Barbeta

Petiso, rubio, de larga barba, travieso… fantasma, duende, gnomo. A su autoría se atribuyen desde los más risueños hasta los más fantásticos sucesos, que todavía hoy son recordados por casi todos en la zona.
Cuentan los habitantes de Campo Piaggio, que el Barbeta solía jugar con los chicos, hacer desaparecer objetos, arruinar una comida agregando pimiento o vino, subir a la punta de la troja y deslizarse desde allí por los alambres.
Aparecía y desaparecía de improviso, desarmaba parva de alfalfas que quizás él mismo ayudara a levantar luego.
Una mujer de la zona, atestiguó que en 1970, una tarde mientras paseaba en su bici por el momento, el Barbeta se le apareció en su canasto y la invitó a jugar. Al otro día, la madre la quiso acompañar porque tenía miedo de que fuera sola, pero algo raro sucedió al llegar al lugar… la mujer comenzó a sentir como si alguien la empujara hacia atrás, impidiéndole avanzar. En ese instante, el Barbeta se asomó de entre las plantas y le susurró a la niña: “me voy, no quiero jugar contigo, porque no has venido sola”. Lo curioso de lo acontecido, es que sólo la niña pudo verlo, más la madre sólo sintió esa sensación de que alguien la empujaba…Así, fue tanta la popularidad que alcanzó el Barbeta, que ya todo hecho extraño o de difícil explicación, le era inmediatamente atribuido, aún cuando no hubiera ningún indicio visual o físico que lo comprobara.

¿Cuál es el límite entre la realidad y la ficción? ¿qué o quién era este travieso de barba larga? ¿Realmente existió? ¿Fue un ser real o imaginado? ¿Ronda todavía por algún monte de campo Piaggio, o por algún rincón de Gálvez?...
No se ha comprobado su existencia, pero tampoco desmentido… ¿podríamos haberlo hecho, sea lo uno o lo otro? Difícilmente podremos dar respuestas certeras.


*****

Objetivo: contar un mito urbano a fin de que quien lo escuche, se interese y se adentre en la historia. Quedará para posterior creer en su existencia o no ...

4 comentarios:

  1. Hola Lucía. Mi abuela vivió muchos años en la casa donde aparecía el Barbeta. Soy de Rafaela. Si querés escribirme mi dirección es marcosmensa@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. mi viejo, con su flia vivieron 8 años en esa casa... mi abuela con mi tia, paso un caso igual al relatado arriba...

    ResponderEliminar
  3. Soy hermano de la mujer que cuando niña le pasó el caso de jugar con el nene en el año 70. Puesto que yo viví con mis padres desde el año 1966 al año 1974. La historia no es tal como se relata arriba, si bien tiene una similitud, es muy distinto a lo que pasó. Quien te lo haya contado distorciono mucho la historia. La historia que está en el audio, de lo del vino en la sopa, la supe escuchar por viejos pobladores del lugar, al igual que otras tantas versiones que escuché de los sucesos que se han vivido hasta antes de que con mi familia habitaramos ese campo. Lo que sí te puedo contar, si te interesa son muchas vivencias que tuvimos en el lugar, desde personas atacadas hasta cosas risueñas, aunque sí molestas. Si bien en estos momentos y desde hace ya muchos años vivo a 260 Km del lugar, pero no me impide a que cada tanto visite ese campo. En estos momentos las edificaciones que existían, ya no están. Solamente se mantiene en pie un molino con dos depósitos de agua, una parte del monte de paraísos y lo que sí se encuentra intacta y en mejores condiciones edilicias es la Capilla en honor a San Pancracio en la cual ocurrió lo de la nena de la historia relatada arriba, la cual se encuentra en el lateral norte del Establecimiento.Sin más, te saluda muy atte. J.C. Si te interesa saber más, te dejo un correo por medio del cual te podés contactar: k_rolina195@hotmail.com Si te interesa, no se de dónde sos, pero podemos llegar a reunirnos y personamente, tendría muchas cosas para contar.

    ResponderEliminar
  4. El barbeta te toca una teta

    ResponderEliminar